Etiquetas

, , , , ,

wordpressatfpEl amok, síndrome conocido también como “locura asesina”, lleva al afectado a lanzarse furiosamente hacia la batalla sin ningún tipo de contemplaciones, arrasando con todo a su paso, incluso sin existir conflicto alguno. Puede tratarse de un trance transitorio producto de la frustración, la humillación, consumo de drogas, manipulación militar… cualquier detonante que haga explotar con furia la rabia contenida. Tras el ataque, la persona suele recobrar la conciencia pero con una amnesia absoluta de lo acontecido.

Casi como lo descrito antes nace “Amok”, extraña elección como nombre para el álbum. El segundo trabajo fuera de la formación Radiohead de Thom Yorke en compañía del bajista de Red Hot Chilli Peppers, Flea, el productor Nigel Godrich, Joey Waronker a la batería y Mauro Refosco a la percusión en general.

El proceso creativo de una obra es algo complejo, o al menos ha de serlo. Muchas veces desconocemos si para llegar a realizar esa sencilla base de batería previamente hubo una serie de descartes tan complejos que echarían por tierra a cualquier 5/8 ó 7/8, para quedarse finalmente con un bombo y caja de toda la vida.

Amok está cargado de minimalismo instrumental (que no compositivo, ojo), uno de los muchos conceptos musicales que a veces se mira con recelo. “Less is more” o “menos es más” como decía el arquitecto alemán Mies van der Rohe, lo pequeño requiere una atención mayor para ser apreciado y en ocasiones es capaz de llenar mucho más que la inmensidad más apabullante, es como si el nombre de la formación “Atoms for Peace” nos estuviese dando una pista.

Daniel Figares

Anuncios