Etiquetas

, , , , , ,

descargas_wordpressDel fonoautógrafo al mp3, pasando por el vinilo, las cintas “casette” e incluso el olvidado Larserdisc. A lo largo de su dilatada vida, la música ha recorrido un buen puñado de formatos para la reproducción fuera de los escenarios (y por desgracia en ocasiones también dentro de estos).

Con la llegada de Internet parece que lo físico es algo del pasado y que lo digital, aunque mucho más efímero, es lo que hoy en día manda, ya sea por el nulo espacio en nuestros hogares que ocupa o por los precios, pero este es otro debate.

Los gestores de descarga y reproducciones legales son todo un referente para escuchar música hoy en día y ofrecen la espasmosa facilidad de dar a conocer un grupo en cuestión de segundos (siempre y cuando esté metido en la “rueda”), aunque cuando en su día probé el vanagloriado “Spotify” y vi que entre su elenco musical no estaba “Led Zeppelin”, lo desinstalé sin miramientos. Tras el 11/12/13 ya se puede escuchar su música mediante el susodicho pero por alguna razón sigue sin convencerme.

Considero que en lo referente a las descargas digitales legales aún hay un largo camino por recorrer para subsanar muchos vacíos legales.

Pero parece que la cosa se tiene en cuenta, que no queda en el olvido como una simple campaña de marketing lateral  de las discográficas con las que engordar un poco más sus arcas. Durante la celebración del Parlamento Europeo en Estrasburgo, se ha dado luz verde a nuevas normas con las que regular los derechos de autor de artistas y facilitar las licencias en las plataformas digitales como la ya mencionada Spotify.

Según se afirmó, los proveedores de música, (doy por hecho que son los que tienen los derechos de distribución de las obras) obtendrán licencias de un reducido número de organizaciones transfronterizas evitando así tener que ceñirse a las leyes de cada país en el que quieran entrar con su música, además, se planea luchar contra los retrasos en el cobro de los derechos de autor dictaminando la retribución de los beneficios antes de nueve meses, algo así como un intento por crear una única ley para toda Europa. Lo dicho “un intento”, porque aquello de “licencias de un reducido número de…” sigue sonando a más de una unidad y de dos.

Los titulares de los derechos tendrán además poder de decisión sobre la gestión de sus derechos y la capacidad de elegir con qué organización quieren trabajar, cosa que me parece increíble que hasta ahora no existiese.

En el debate previo al voto, la responsable de este asunto en el PE, la eurodiputada conservadora francesa Marielle Gallo, señaló que gracias a la directiva “la licencia y ‘copyright'” de la música en el mercado digital europeo será más fácil y habrá mas seguridad jurídica”, lo que en su opinión repercutirá “favorablemente en los consumidores”.

¿Dónde deja esto a la música de licencia libre y Creative Commons? Esperemos que no la toquen porque a día de hoy es de las pocas que ofrece un auténtico sistema de total control y “transparente” para el autor.

Daniel Figares

Anuncios